Carlos Salcedo Creador del Blog Amarres y Hechizos de Amor v001

Carlos Salcedo | Fundador de Amarres y Hechizos de Amor

Hola! Espero que te encuentres muy bien! Mi nombre es Carlos Salcedo, creador del sitio “Remedios y Amarres de Amor”. La intención de éste blog es la de compartir información y recursos que pueden ayudarte a recuperar a la persona que perdiste.

Si has llegado a ésta página es porque seguramente te encuentras en una intensa búsqueda de soluciones para recuperar al amor de tu vida. Sinceramente creo que una ruptura sentimental es una de las peores situaciones que cualquier persona puede experimentar en ésta vida. Es terriblemente difícil despertarte día con día experimentando la pérdida de la persona a la que amas, y saber que por más que tú estés dispuesto a hacer todo lo que está en tus manos para hacerla regresar, ésta persona no muestre ningún interés.

Créeme que entiendo perfectamente por lo que estás pasando. Noches sin poder dormir, pensamientos recurrentes, confusión, ansiedad, tristeza, depresión, soledad, ufff, un montón de sentimientos encontrados que no dejan vivir. Pero no todo está perdido. Te voy a platicar sobre una solución poco ortodoxa pero completamente eficaz para ayudarte a recuperar a esa persona. Pero antes te quiero platicar un poco sobre mi historia.

ESTO SEGURO TE VA A INTERESAR. DA CLICK AQUÍ
            ¡Los Mejores Hechizos de Amor!

La vida es bella…

No soy el hombre más extrovertido, guapo o agradable del mundo y ésto provocó que hace algunos años se desarrollara en mí un sentimiento de inseguridad e inferioridad que terminó afectando mi vida sentimental. Si bien en algunas ocasiones mis amigos me presentaban chicas, a mi me daba miedo involucrarme con ellas debido a que pensaba que eventualmente se aburrirían de mí, o conocerían a alguien mucho mejor y me abandonarían, dejándome con el corazón roto. Fue por ello que siempre mantuve mi distancia y decidía conscientemente no iniciar ninguna relación seria, hasta que un día todo eso cambió.

Todavía lo recuerdo como si fuera ayer. Un día un amigo, a quien tenía bastante tiempo que no veía, estaba de visita en la ciudad y me llamó para invitarme a tomar unas cervezas. Me comentó que se había casado y que su esposa iba a estar con sus amigas esa tarde, por lo que él se iba a quedar solo y que le gustaría que nos reuniéramos para ponernos al corriente sobre nuestras vidas. Pues como el plan no involucraba citas forzadas y solo unas cervezas con un muy buen viejo amigo, acepté la invitación.

Habré llegado unos 15 minutos antes que él a un bar de mi ciudad y tomé la mesa más alejada mientras esperaba que mi amigo llegara. A los 5 minutos de espera mi celular vibró y al revisarlo vi el mensaje de mi amigo “Hubo cambio de planes, mi esposa decidió unirse y venimos con una amiga de ella, llego en 5 min”. Te imaginaras el malestar, nerviosismo y ansiedad que se apoderó de mí. No me había arreglado para una doble cita y francamente no tenía el interés de conocer a gente nueva.

Justo cuando estaba preparado mentalmente para tomar mis cosas y salirme del bar, vi que mi amigo entraba con la puerta con su esposa y la amiga. Me saludaron a lo lejos y no me quedó otra opción más que quedarme sentado en la mesa. Nos saludamos afectuosamente y me presentaron a Renata. Francamente me quedé pasmado, era una chica muy bella y demasiado agradable.

Conforme transcurrió la noche platicamos sobre nuestras vidas y en varios momentos noté que Renata me prestaba particular atención. Me sonreía de forma muy coqueta y no voy a negar que me gustaba. La noche transcurrió muy rápido y de repente mi amigo me dijo que tenían que retirarse, sin embargo Renata estaba disfrutando la velada y me preguntó si yo tenía planes más tarde. Obviamente dije que no, y me dijo que si nos podíamos quedar ella y yo un rato más.

Yo no lo podía creer. Por primera vez en mi vida, todas mis defensas mentales no funcionaron y parecía estar viviendo un sueño. La química y entendimiento que había con Renata era espectacular, era como si la hubiera conocido de toda la vida. Teníamos las mismas perspectivas sobre la vida, sobre el mundo, sobre la felicidad, las relaciones y el amor. Ella, al igual que yo, había decidido no involucrarse sentimentalmente con nadie por miedo a salir lastimada. Pero esa noche algo pasó y esos miedos se derrumbaron de forma instantánea.

Nos pusimos de acuerdo para seguir en contacto al otro día y salir a comer. Eso bastó para empezar a desarrollar una relación, que ninguno de los dos sospechaba, sería la mejor de nuestras vidas.

Después de ese día ya nada volvió a ser igual y constantemente nos veíamos para salir a comer, para ir al cine, o simplemente para salir a tomar un café y platicar. Todo parecía una sueño. Congeniábamos de forma inigualable y al cabo de 2 meses me armé de valor y le pregunté si aceptaría ser mi novia. Ella no lo podía creer, me dijo que desde el momento en que me conoció sabía que yo sería el hombre de su vida.

Todo iba de maravilla y durante 2 años fuimos la pareja más feliz del mundo, compartíamos nuestras alegrías, nuestros miedos, compartíamos experiencias, vivencias, etc. Nos sentíamos invencibles y completamente enamorados, a tal grado que me pidió que nos fuéramos a vivir juntos para ir formalizando más la relación.

ESTO SEGURO TE VA A INTERESAR. DA CLICK AQUÍ
            ¡Los Mejores Hechizos de Amor!

El desamor y la ruptura…

Con toda la ilusión del mundo nos fuimos a vivir juntos y las cosas iban de maravilla. Sin embargo a los pocos meses comenzamos a experimentar los primeros conflictos, pequeñas peleas que si bien no eran nada fuera de lo común, comenzaron a afectar nuestra relación.

Yo trabajaba la mayor parte del día para ganar más dinero y poder llevarla a cenar a lugares muy románticos, para pasearla los fines de semana, comprarle detalles que yo sabía que le gustaban. Sin embargo ella no entendía que el sacrificio que yo hacía en tiempo era para nuestro futuro, para nuestra vida en matrimonio. Esas peleas fueron evolucionando hasta que había momentos en que nos gritábamos y nos lastimábamos.

A mi me parecía que esto no era normal, así que organicé una visita a una terapia de pareja, para mejorar nuestra comunicación y nuestra relación. Y si bien funcionó algunas semanas, volvimos a esa vida de conflictos y peleas. Yo ya no rendía lo mismo en el trabajo, constantemente me encontraba cansado, confundido y frustrado.

Un día tuve que quedarme hasta tarde para terminar un proyecto muy importante de mi trabajo y cuando regrese a casa encontré a Renata sentada en el comedor, con sus maletas hechas. Al verla sentí un nudo en la garganta, le pregunté que estaba pasando y sin explicación alguna sólo me dijo: “He decidido irme, ya no te amo, no me busques más”.

En ese momento todo mi mundo se derrumbó. Intenté detenerla pero ella no entendía de razones y en menos de 3 minutos, estaba fuera de mi vida. Durante varios días intenté ponerme en contacto con ella pero las llamadas siempre llegaban a su buzón de voz, no leía mis mensajes, me eliminó del WhatsApp y del Facebook. Y mientras tanto mis peores miedos se hacían realidad, al parecer había conocido a alguien más y había decidido empezar una relación con esa persona.

Todos mis días se volvieron negros, no me concentraba en el trabajo, mi rendimiento decayó e incluso recibí amenazas de perder mi empleo si no mejoraba mi actitud. Me encontraba molesto con todo mundo, creía que todos conspiraban en mi contra para evitar que regresara con ella. Perdía el sueño todas las noches pensando en que ella se encontraba haciendo el amor con otra persona.

Dejé de comer, de cuidarme, de asearme, no comprendía en qué había fallado. Había dado todo por ella, y no le importó nada de eso

Los Amarres de Amor…

La vida se había vuelto insoportable. Había perdido toda noción de tiempo, la capacidad de disfrutar las cosas simples de la vida, me encontraba atrapado en un huracán de emociones negativas que sólo terminaban dañándome más. Había días en los que pensaba que no valía la pena seguir vivo si no podía estar con ella. Me encontraba desesperado.

Afortunadamente un día varios de mis amigos, al ver mi situación, decidieron sacarme de mi departamento para distraerme un rato y de mala gana accedí. Por más que trataban de sacarme de mi circulo vicioso, caía invariablemente en el tema de mi ruptura y recuerdo la desesperación en sus caras al no poderme ayudar.

Una de mis mejores amigas de la infancia le pidió a todos que se retiraran porque quería platicar conmigo a solas, a lo que ellos accedieron. Sinceramente me sorprendió la situación. Al estar a solas me dijo que ella sabía exactamente por lo que estaba pasando y que ella podía ayudarme a recuperar a Renata. Me advirtió, sin embargo, que las cosas que me iba  a decir era un poco ortodoxas y que no mucha gente creía en esto.

Al estar desesperado le dije que haría cualquier cosa por recuperar el amor de Renata. Mi amiga me explicó que el amor era una energía fundamental y que, como cualquier otra energía, podía manipularse para lograr ciertos objetivos. Me platicó la historia de como ella casi pierde a su ahora actual marido, por un trabajo de brujería que le había hecho una de sus ex-parejas.

En ese momento creí que estaba un poco chiflada. Si bien estaba desesperado, yo no creía en éste tipo de cosas, por lo que al notar mi incredulidad, me invitó a su casa para mostrarme “algo” que podría cambiar mi actitud. Cuando llegamos sacó una caja con cartas, velas, muñecos y otros objetos personales de su marido. En ese momento me comenzó a platicar sobre los Amarres de Amor. Pacientemente me explicó como las personas se atraen a través de energías y que cuando alguien se interpone entre esas dos energías, se puede romper con el equilibrio y balance energético, ocasionando conflictos y rupturas.

Para contrarestar esto, me dijo, era necesario realizar amarres energéticos usando fuerzas sobrenaturales para volver a establecer ésa armonía y equilibrio en la relación. Me comentó que este tipo de prácticas se han realizado desde la antigüedad y que son muy eficientes para volver a recuperar el amor de una persona. Sólo bastaba tener mucha fe, hacer éstos hechizos con una intención específica y ser constante.

Yo no podía dar crédito a lo que estaba escuchando, sin embargo decidí abrir mi mente y le dije que lo haría. Al verme con ese cambio de actitud se acercó de nuevo a su caja, y desde el fondo de ella sacó un engargolado un poco viejo en el que se leía “Mis Hechizos de Amor”. Me dijo que ese libro le había enseñado todo lo que sabía sobre los amarres de amor y me dijo que me lo llevara a casa, lo estudiara y que pusiera en práctica los hechizos que ahí se enseñaban. Sólo pude verla a la cara, la abracé y le agradecí por compartir esa información conmigo. Tomé el libro y partí a mi casa.

ESTO SEGURO TE VA A INTERESAR. DA CLICK AQUÍ
            ¡Los Mejores Hechizos de Amor!

El Libro Mis Hechizos de Amor

Una vez en mi casa me devoré el libro, tratando de buscar una solución a mi problema. Aprendí cómo existen fuerzas sobrenaturales poderosas que son usadas por otras personas para intentar separar a una pareja y que, afortunadamente, existen hechizos de amor y magia que pueden neutralizar éstas acciones.

No te voy a negar que al principio estaba un poco escéptico ante éste tema, pero mi dolor como mi necesidad de me empujó a seguir leyendo y aprendiendo, poniendo en práctica algunos de los amarres que  Anne Grierson enseña en su libro. Comencé a practicar de forma diligente sus recomendaciones y a experimentar algunos de sus hechizos y poco a poco comencé a notar cambios positivos en mi vida.

Ante todo me llenó un sentimiento profundo de paz y calma que ayudó a calmar el huracán de emociones que aún tenía dentro. Obtuve una claridad impresionante y un nivel de concentración y de fe que gradualmente empezaron a reflejarse tanto en mi estado de ánimo como en mi seguridad. Algo que me pareció fenomenal fue la sencillez y claridad con la que Anne Grierson explicaba cómo éstos hechizos de amor, por más sencillos que parecieran, empezarían a actuar de forma sobrenatural en la conexión que aún existía con Renata.

Al cabo de tan sólo unas semanas de leer el libro de Mis Hechizos de Amor y poner en práctica lo aprendido, todo cambió para bien. Un Sábado al despertar, tomé mi teléfono para revisar la hora y vi que tenía un mensaje de un número conocido: era Renata. Me decía que en las últimas semanas no había podido dejar de pensar en mí y en la relación que habíamos tenido. Ella quería hablar conmigo para pedirme perdón, se notaba muy arrepentida y deseaba que pudiéramos platicar para ver si existía la posibilidad de solucionar las cosas.

Mi corazón no cabía de alegría, y mi mente irradiaba incredulidad. Todos los Hechizos de Amor que realicé para que Renata volviera habían funcionado. Ese mismo Sábado nos reunimos en nuestro café de siempre y tras una larga y profunda plática, decidimos intentarlo de nuevo.

Han pasado ya más de dos años y nos encontramos felizmente casados esperando a nuestro primer bebé. Nos encontramos más sólidos como pareja, y más felices que nunca. Nuestro nivel de comunicación mejoró considerablemente y no existe un sólo día en el que no nos demostremos mutuamente el gran amor que tenemos el uno por el otro. Y todo gracias a mi a amiga y a su libro.

¿Porqué te conté mi historia?

Porque al igual que yo y mi amiga, sé que durante una ruptura sentimental te puedes encontrar en un lugar oscuro y vacío. Porque sé que a pesar de que muchas personas te escuchan, nadie entiende en realidad como te sientes y porque sé que vivir bajo esa sobra no es vida. Tú al igual que yo puedes lograr recuperar al amor de tu vida, teniendo mucha fe, diligencia y una mente abierta. No te rindas ni dejes que alguien más se entrometa entre tú y tu pareja.

A pesar de que no te conozco en persona deseo de todo corazón que pronto encuentres esa paz y felicidad que estás buscando. Que no pierdas la fe y que agotes hasta la última oportunidad para recuperar a tu pareja. El amor y la felicidad no vienen gratis en la vida, tienes que luchar por ellas, así que no esperes más y lucha por el amor de tu vida.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)

Loading...